LifeloggingEn el 2004, el actor Robbin Williams dio vida al personaje de Alan Hakman en la película ‘The Final Cut‘. La historia nos muestra un mundo donde cada momento en la vida de un individuo es grabado por un chip implantado en su cabeza.

Esa idea no está muy lejos de convertirse en realidad. Técnicamente cada video, imagen, mensaje o correo electrónico creado por nosotros, es una forma de sumar piezas testimoniales a nuestra vida. Sin embargo, surge una pregunta ¿Qué tan dispuestos estamos a grabar esos momentos por encima de disfrutarlos?

La tecnología y sus herramientas actuales, nos permiten condensar la información capturada sobre una persona o lugar específico, de manera que podríamos crear en un futuro registros digitales muy precisos sobre nuestra vida y la interacción que hemos tenido con otras personas.

Encontrar la forma de revivir nuestro pasado para recordar momentos importantes, es algo que la humanidad ha hecho por siglos. En forma de diarios, fotografías o viejos videos. Aún así, muchos de esos testimonios son más valiosos porque rara vez accedemos a ellos. No obstante, la posibilidad de convertir un posible montón de datos inútiles en una gran memoria histórica es maravillosa.

kostleige.com
http://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2012/10/Lifelogging.jpghttp://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2012/10/Lifelogging-150x150.jpgredactor1SocialTecnoInteresante,social,TecnologíaEn el 2004, el actor Robbin Williams dio vida al personaje de Alan Hakman en la película 'The Final Cut'. La historia nos muestra un mundo donde cada momento en la vida de un individuo es grabado por un chip implantado en su cabeza. Esa idea no está muy lejos...Ven, Encuentra, Comparte...

Opiniones del Lector

Comentarios