Drogas y literaturaSherlock Holmes, el famoso personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, tenía un hábito que actualmente sería mal visto.

Este talentoso detective, partícipe en muchas novelas e historias cortas, consumía ocasionalmente drogas adictivas como la cocaína, ya que él creía que así estimularía su cerebro. Para ello usaba una jeringa especial que llevaba dentro de un estuche de piel. Holmes también era un usuario ocasional de morfina, sin mencionar su ya conocida afición por el tabaco.

Quizá hace más de cien años, estas costumbres podían considerarse más como un defecto personal que como una perversión o un problema de salud. Sin embargo, actualmente estas sustancias son bien conocidas por sus efectos adictivos. El consumo de cocaína aumenta el riesgo de sufrir derrames cerebrales, trombosis o infartos, también puede provocar impotencia sexual, disfunción eréctil y paranoia.

Sin duda Sherlock Holmes tuvo suerte al no producirse él mismo una peligrosa sobredosis, ya que habría bastado un solo gramo de cocaína administrado en forma intravenosa para terminar con sus aventuras.

kostleige.com
http://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2012/11/Drogas-y-literatura.jpghttp://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2012/11/Drogas-y-literatura-150x150.jpgredactor1SaludSocialAdicción,Interesante,SaludSherlock Holmes, el famoso personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, tenía un hábito que actualmente sería mal visto. Este talentoso detective, partícipe en muchas novelas e historias cortas, consumía ocasionalmente drogas adictivas como la cocaína, ya que él creía que así estimularía su cerebro. Para ello usaba una jeringa...Ven, Encuentra, Comparte...

Opiniones del Lector

Comentarios