Dieta tipo sangreMuchas personas alrededor del mundo están familiarizadas con la dieta del tipo de sangre, un plan de vida que instruye a sus seguidores a comer y realizar ejercicio de ciertas maneras, dependiendo de su tipo de sangre. Sin embargo, una nueva investigación realizada por investigadores de la Universidad de Toronto, echa por tierra las afirmaciones hechas por su creador Peter D’ Adamo, quien sugiere que las necesidades nutricionales de una persona varían según el tipo de sangre.

La dieta del tipo de sangre, sugiere diferentes dietas para los cuatro tipos de sangre, dependiendo del punto del desarrollo humano al que ha evolucionado la sangre:

Tipo A: Se cree que este tipo de sangre evolucionó cuando los seres humanos se asentaron en las sociedades agrarias, por lo que el plan sugiere una dieta vegetariana.

Tipo O: Este es considerado como el grupo de la sangre ancestral en los seres humanos, por lo que el plan sugiere una dieta alta en proteína animal, típica de la época de los cazadores recolectores.

Tipo B: Se piensa que este grupo de sangre fue originado en las tribus nómadas, por lo que el plan sugiere un alto consumo de productos lácteos.

Tipo AB: El plan recomienda una dieta similar a la del tipo B, pero hay ciertas restricciones, por ejemplo, sólo los huevos y el pescado se recomiendan como fuentes de carne.

Peter D’ Adamo también sugiere que las personas sigan rutinas de ejercicio de acuerdo con su tipo de sangre. Por ejemplo, las personas con sangre tipo O deben someterse al ejercicio aeróbico vigoroso cada día, mientras que a los de tipo A se les recomienda participar en ejercicios que fomenten la contemplación mental, como el sedentarismo, el tenis o la natación.

La teoría es muy popular con las personas que quieren mejorar su salud y perder peso. No obstante, los investigadores dicen que el vínculo entre los patrones dietéticos basados en el tipo de sangre y los resultados de salud aún no había sido examinado, por lo que decidieron llevar a cabo su estudio.

Los resultados demostraron que la forma en que un individuo responde a cualquiera de estas dietas, no tiene absolutamente nada que ver con su tipo de sangre, y todo tiene que ver con su capacidad de adherirse a una dieta vegetariana o baja en carbohidratos. Dicho de otro modo, independientemente del grupo sanguíneo, los participantes del estudio experimentaron ciertos beneficios, pero estos marcadores de salud fueron independientes de los tipos de sangre en los participantes.

kostleige.com
http://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2014/01/Dieta-tipo-sangre.jpghttp://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2014/01/Dieta-tipo-sangre-150x150.jpgredactor1NutricionPadecimientos y enfermedadesAlimentación,Dieta,Ejercicio,Interesante,Nutrición,SaludMuchas personas alrededor del mundo están familiarizadas con la dieta del tipo de sangre, un plan de vida que instruye a sus seguidores a comer y realizar ejercicio de ciertas maneras, dependiendo de su tipo de sangre. Sin embargo, una nueva investigación realizada por investigadores de la Universidad de...Ven, Encuentra, Comparte...

Opiniones del Lector

Comentarios