Cascos deformidad cranealUna nueva investigación publicada en el Diario de Medicina Británica, sugiere que las deformidades craneales posicionales en los bebés (o el aplanamiento del cráneo como consecuencia de permanecer recostados largo tiempo en la misma posición) que llevan un casco de corrección, no mejora esta condición.

Todavía no se sabe cuántos bebés en los Estados Unidos padecen esta deformación del cráneo. Pero en el Reino Unido se estima que afecta a uno de cada cinco bebés menores de seis meses.

Existen dos tipos de deformidad craneal posicional: la plagiocefalia y la braquicefalia. La plagiocefalia se produce cuando uno de los lados de la cabeza se vuelve plano, haciendo que los oídos del infante pierdan la alineación. La braquicefalia sucede cuando se produce un aplanamiento de la parte posterior de la cabeza, haciendo que la parte frontal del cráneo del bebé se abulte.

Dado que los cráneos de los bebés pequeños son muy suaves, la presión constante sobre un área específica de su cabeza, puede hacer que esta cambie de forma. Esto es lo que sucede en las deformidades craneales posicionales, causadas por la posición de dormir de un bebé.

En la mayoría de los casos, el cráneo del bebé se corregirá con el tiempo. Pero en los casos más graves, puede ser necesario un tratamiento. Esto puede implicar el uso de cascos conocidos como ortesis craneales.

La idea detrás de los cascos es evitar que el infante permanezca apoyado en el área aplanada de la cabeza. El tratamiento generalmente se inicia cuando el niño tiene cinco o seis meses de edad, cuando su cráneo es todavía lo suficientemente suave para ser moldeado. Además, es necesario que el niño lleve el casco veintitrés horas al día y el tratamiento completo dura alrededor de tres a seis meses.

Sin embargo, los investigadores de los Países Bajos han puesto en duda los beneficios de dicho tratamiento, al observar que los niños -una vez que alcanzaron la edad de dos años- no mostraron mejoras significativas en comparación con los bebés que no usaron el casco durante el mismo tiempo.

Por otro lado, los efectos secundarios que se reportaron por el uso de los cascos incluían dolor e irritación en la piel. Sin mencionar, sudoración y olores desagradables. Por último, el costo de la terapia de casco es elevado, ya que cuesta alrededor de mil novecientos dólares por niño.

kostleige.com
http://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2014/05/Cascos-deformidad-craneal.jpghttp://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2014/05/Cascos-deformidad-craneal-150x150.jpgredactor1Padecimientos y enfermedadesSalud reproductivaBebé,Dolor,Infantil,Interesante,Salud,Tecnología,TerapiaUna nueva investigación publicada en el Diario de Medicina Británica, sugiere que las deformidades craneales posicionales en los bebés (o el aplanamiento del cráneo como consecuencia de permanecer recostados largo tiempo en la misma posición) que llevan un casco de corrección, no mejora esta condición. Todavía no se sabe cuántos...Ven, Encuentra, Comparte...

Opiniones del Lector

Comentarios