Diferencia VIH SIDA
En la actualidad, existen alrededor de treinta y cinco mil millones de personas en todo el mundo que viven con VIH o con SIDA. Cada día, casi treinta y seis mil personas se infectan con el VIH (el equivalente a doscientas sesenta y dos personas cada hora). Por desgracia, todavía no existe una cura para el virus, aunque existen tratamientos que pueden ayudar a controlar y frenar su progresión. Sin embargo, no todas las personas que son portadoras del VIH saben que lo tienen.

De los uno punto un millones que viven con el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) en los Estados Unidos, casi uno de cada ocho ni siquiera sabe que tiene la infección. Lo que significa que tienen un mayor riesgo de muerte, debido a la falta de tratamiento.

La falta de conciencia y las pruebas para detectar el VIH son una de las más grandes preocupaciones en países de bajos y medianos ingresos, donde la enfermedad es más prevalente. En 2012, sólo el treinta y cinco por ciento de los niños que viven en estos países y que nacieron de madres con VIH, recibieron una prueba en los primeros dos meses de vida, lo que indica que aún queda mucho por hacer en una escala global para asegurar que las personas con el virus, reciben el diagnóstico y el tratamiento.

El VIH es un virus que debilita el sistema inmunitario humano, mediante la destrucción de las células T o células CD4, que normalmente combaten las infecciones y las enfermedades. el virus utiliza estas células para hacer copias de sí mismo, lo que permite que se propague.

Una vez que el virus ha destruido un gran número de estas células inmunes, esto puede llevar al SIDA (síndrome de inmunodeficiencia humana adquirida), que es la etapa final de la infección por VIH, en la que el cuerpo ya no es capaz de evitar la infección potencialmente mortal.

Aunque no todas las personas experimentan síntomas en las primeras etapas de la infección por VIH, muchas personas pueden experimentar síntomas similares a la gripe dentro de las primeras dos a cuatro semanas, como fiebre, ganglios inflamados, dolor de garganta, dolor de cabeza, fatiga, erupciones, dolores y molestias en los músculos o las articulaciones. Esto se conoce como síndrome agudo retroviral (SAR) o infección primaria por VIH.

Después de las primeras etapas de la infección por VIH, es lo que se conoce como etapa de “latencia clínica”, o infección crónica por VIH. Durante esta etapa, la infección puede no causar ningún síntoma en absoluto o algunos muy leves.

Durante las últimas etapas de la infección, los síntomas pueden incluir una rápida pérdida de peso, fatiga crónica, diarrea prolongada, neumonía, úlceras de la boca, ano o genitales, pérdida de memoria, depresión y manchas debajo de la piel o dentro de la boca, nariz o párpados. Sin embargo, la terapia antirretroviral: una combinación de al menos tres medicamentos antirretrovirales, puede retardar el desarrollo de tales síntomas.

Muchas personas con VIH pueden vivir con la infección por más de diez años sin ningún síntoma en desarrollo y sólo experimentan síntomas de malestar cuando están progresando hacia el SIDA. Por lo tanto, es importante conocer los factores de riesgo para el VIH y someterse a pruebas para detectar la infección tan pronto como sea posible.

kostleige.com
http://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2015/11/Diferencia-VIH-SIDA.jpghttp://www.kostleige.com/wp-content/uploads/2015/11/Diferencia-VIH-SIDA-150x150.jpgredactor1Padecimientos y enfermedadesDolor,Medicamentos,Salud,SIDA,Terapia,VIHEn la actualidad, existen alrededor de treinta y cinco mil millones de personas en todo el mundo que viven con VIH o con SIDA. Cada día, casi treinta y seis mil personas se infectan con el VIH (el equivalente a doscientas sesenta y dos personas cada hora). Por desgracia,...Ven, Encuentra, Comparte...

Opiniones del Lector

Comentarios